Día mundial del riñòn

Soy enferma de riñòn desde siempre. No conozco otro estado de salud. Pero eso no significaba que tuviera que morir.

Mi enfermedad me ha permitido llevar una vida normal.

Los años más duros fueron los de mi infancia, cuando la enfermedad se desatò y los médicos de Talavera nos hicieron perder el tiempo 4 años.

Digo “nos” porque mi madre era la que movía todo y yo era la que iba perdiendo calidad de vida. Y como madre, no quiero imaginar la angustia que mi madre pasò.

Según los médicos, todos mis síntomas eran producto de los celos que tenía de mi hermano recién nacido.

Antes no se había detectado porque tenía pañal, pero al quitàrmelo, TODAS las noches de mi vida mojaba la cama. 

Cuando por fín conseguimos que nos mandaran a Madrid, con un simple jarabe consiguieron calmar mi enfermedad y estancarla, pero no se podía eliminar. Si nos hubieran hecho caso o viviéamos en esta época, con una simple operaciòn yo sería una persona completamente sana.

Todo empezò con un reflujo. Una herida en la vejiga hacía que la orina encharcara los riñones y estos se fueran pudriendo poco a poco.

Estudié, menstrué, viajé, salí de fiesta (sí, también consumí alcòhol) y trabajé… nunca me supuso un impedimento, porque no conocía otro estado y me medicaba correctamente.

Mi caos comenzò cuando me quedé embarazada de mi primer bebé.

Por mi seguridad, me trasladaron de hospital (y de ciudad) por si surgía cualquier cosa y tenía que acudir de urgencias.

Tuve durante 4 años un nefròlogo nefasto. Y digo nefasto, porque ir a su consulta era escuchar siempre “estás gorda y eres enferma de riñòn” dos cosas que yo sabía y no descubría nada nuevo.

Jugò con mi medicaciòn, jugò con las vidas de mis hijos, y no me facilitò la informaciòn que yo le pedía… con él, pasé de tener de 2 a 5 de creatinina en un suspiro….

En Enero de 2015 me ingresaban completamente hinchada, con los pulmones encharcados y con los niveles de hierro por los suelos. Dos bolsas de sangre me pusieron ese día. Dos!!!

Según ese mismo nefròlogo, la diálisis era un tema que tenía que plantearme a muy largo plazo…. en un mes me dijeron en Toledo: peritoneal o hemodiàlisis?? Y el resto… ya lo sabéis.

Nunca me he sentido diferente. Ni inferior. Ni rara. Siempre he sido así y he vivido y he hecho lo mismo que cualquier persona de mi edad.

Hoy ya sí siento algunos síntomas más dolorosos. Porque es lo malo de esta enfermedad en sus primeras fases….no duele.

Chequearos siempre que podáis. Bebed el agua necesaria. Cuidad la cantidad se sal. Y comed sano.

Pronto llegarà mi momento y no sé còmo será eso de estar sana. 

Ya os lo contaré.

Hasta la pròxima!!!

🦋 Migas 🦋

Bueno, pues como os anuncié ayer en Instagram, hoy os traigo la receta de mi plato favorito: migas.

Hace años, cuando vivía mi abuelo Agustín, él era el encargado de hacernos las migas. Mi madre guardaba el pan de varios días y él nos las cortaba.. creedme cuando os digo que estaban mucho más ricas que ahora.

Ahora en cualquier panadería o super podéis encontrar unas bolsas de migas de pan ya hechas. Creo que suelen venir medio kilo. No aparece el peso en las que yo he comprado.

Una cosa que me llamò mucho la atenciòn cuando me fuí a trabajar a Motril (Granada) es que allí las migas eran de sémola… y perdonarme, pero era algo que me chirriaba. Migas de sémola? Estáis de coña?… recuerdo que trabajaba en un bar, y les pedí que me dejaran hacerlas como debía y fué la tapa del día.

Estas migas han sido preparadas por una de las personas más importante de mi vida, mi madre.

Aprovechando que Jimena sigue con varicela y Unai no ha ido de excursiòn con el cole, se ha venido a comer con nosotros.

Los ingredientes son muy básicos y fáciles de conseguir:

  1. Una bolsa de migas. Yo he medido con un plato hondo y he añadido uno por persona y con el plato de los niños su raciòn.
  2. 4 ajos
  3. Pimentòn dulce
  4. 1 1/2 taza de agua
  5. Aceite de girasol
  6. Sal
  7. 5 pimientos verdes
  8. 300ml de adobo 

Preparaciòn:

  • Lo primero de todo es echar en una sartén grande las migas y regar con el adobo. Lo damos unas cuantas vueltas y las tapamos. Dejamos reposar de 30 minutos a 1 hora.
  • En otra sartén, ponemos aceite de girasol a calentar. Limpiamos y cortamos los pimientos y los echamos a la sartén cuando el aceite esté caliente. Dorar al gusto.
  • Cogemos un poco de ese mismo aceite y lo ponemos en una sartén más pequeña y vamos a dorar los ajos. Cuando estén dorados, añadimos el pimentòn, la sal y las tazas de agua. Dejamos en el fuego hasta que hierva.
  • Ponemos en el fuego las migas y vamos regando con la mezcla anterior. Es importante que se moje por todas las migas, para que se empapen todas. Y comenzamos a remover para que ni se pequen ni se apelmacen.

Y… tachàn!!!! No tiene nada más. Es una receta super sencilla y un plato buenísimo.

Emplatamos con los pimientos. Hay mucha gente que las come con uvas. Y si hubiera tenido bacon vegetal, las hubiera servido con ello también.

Espero que os guste la receta y la hagàis. Es un plato delicioso.

🦋El adobo que se usa para empapar las migas es casero, hecho por mi madre y lleva ajos machacados, orégano, pimentòn, agua y sal.

🦋 Un secreto: servir las últimas que quedan en el plato con vuestra leche vegetal favorita, yo lo hago con la de soja sin edulcorar de Mercadona. Me encanta la mezcla de la bebida y el pimentòn.

Tortitas

Ayer tenía que ser un día muy especial para mi. Entre mis planes de sábado estaba el de reunirme en Sol (Madrid) con amigos para protestar junto a Igualdad Animal por el Día de los Derechos de los Animales.

Pero no pudo ser, mi cuerpo necesitaba una sesiòn extra de diàlisis, y tenía que acudir sin falta para limpiar mi sangre de sustancias tòxicas.

Al llegar de diàlisis me encontré un maravilloso desayuno que habían hecho Ylle y los niños. 

Una receta muy sencilla y que no lleva productos animales y que además están buenísimas estas tortitas. Además, si mirais por la red recetas de tortitas casi todas llevan plàtano y para mi es peligroso, así que os dejo esta receta de Ylle de tortitas super deliciosas.

* Ingredientes:

  • 1 taza de harina de avena. Además si comprais harinas de sabores, podéis hacerlas saladitas.
  • 2 cucharaditas de levadura.
  • 3 cucharadas de azúcar moreno o cualquier edulcorante que tengáis.
  • 1 taza de leche de soja edulcorada.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • Un poquito de aceite para la sartén.

* Preparaciòn:

Para que el azúcar no se aprecie en la mezcla, primero lo mezclaron con la leche. Así se disuelve mejor.

Mezclar todos los ingredientes.

Poner aceite en la sartén y distribuir con un trozo de papel de cocina.

Con un cazo, echar la mezcla en la sartén, dejando que se distribuya sola. No mover la sartén. 

Cuando salgan burbujas, girar la tortita. Dejarla unos segundos y sacar.

Esta mezcla da para unas 6 tortitas 👌🏼

Una vez que tengáis todas las tortitas, servir y decorar al gusto: coco, chips de chocolate, bananas, frambuesas,…. et voilá!!!

Espero que os guste! 

Ya sabéis, si las hacéis darle al like y compartid 😉 

Hasta la pròxima!!!

Albòndigas en salsa

Los días despuès de diàlisis me encuentro un pelín mejor, y la salud me da licencia para poder cocinar y hacer más cosas sin tensiones muy bajas y sus correspondientes mareos.

Llevaba días con antojo de albòndigas, pero me parecen tan entretenidas, que la pereza me puede.

Pero me apetecían mucho y además quería comerlas como las hacía mi madre, así que me puse manos a la obra.

Además, con el día lluvioso, qué mejor que meterse en la cocina?

Ingredientes:

  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla blanca
  • 1 1/2 vaso de soja fina
  • 1 1/2 vaso de avena
  • 2 cs de ajo en polvo
  • 1 cs de sal
  • 1 cs de pimienta negra
  • 2 cs de perejil fresco
  • Agua
  • Aceite de oliva
  • Harina integral de avena
  • Pan rallado 
  • 2 pastillas vegetales
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 2 hojas de laurel
  • 2 patatas 

Preparaciòn:

  • He calentado agua en dos recipientes. A punto de hervir, los he quitado del fuego, y en cada uno he añadido el cubo (mitad y mitad)de caldo vegetal y en cada uno la soja y la avena. Lo he dejado hidratarse 15 minutos.
  • A los 15 lo he escurrido y lo he mezclado y he añadido el ajo y el perejil y media cuchara de sal. Lo he mezclado bien y lo he tapado y dejado reposar durante un par de horas.
  • Cuando ha pasado ese tiempo, lo he removido y he puesto el pan rallado suficiente hasta que la masa no se me pegaba demasiado a las manos.
  • En un bol he puesto la harina de avena y he ido formando bolitas y pasàndolas por la harina.
  • En una sartén he puesto aceite y cuando estaba caliente, he frito las albòndigas. A mi me gustan doraditas y por dentro no se quedan “crudas”. Cuando las sacaba las dejaba sobre papel absorvente. Reservar.
  • A continuaciòn, en la misma sartén de las albòndigas, he frito la cebolla. La cebolla tiene que ir bien picadita, sobre todo si tenéis crios como yo.
  • Cuando la cebolla esté, añadimos ajo y perejil en polvo,sal y la pimienta y removemos bien. 
  • Cortamos las patatas en cuadraditos y las añadimos al fuego. Removemos.
  • Añadimos el pimentòn. Removemos bien. 
  • Añadimos las albòndigas. Cubrimos con agua. Añadimos las zanahorias (cortadas en rodajas finitas), el laurel, el vino y la pastilla de caldo de verduras. Y lo ponemos a cocer a máxima potencia. 
  • Cuando cueza, lo bajamos al fuego mínimo y lo tenemos hasta que las patatas estén listas.

Yo lo he tenido hasta una hora tranquilamente. Se deshicieron algunas albòndigas, pero así el caldito quedò más espeso ☺️ No me digais que no os apetecen?

Ya sabéis, si os gustan, darle al like y compartid. 

Podéis encontrarme en Instagram: @veganagram 

Hasta pronto!!!

Arroz “de pueblo”

Seguimos con una semana en la que las ideas se me agotan y no quiero ser repetitiva con los niños y la comida, ya sabemos que tienen facilidad para aburrirse si no variamos los platos semana tras semana.

Hoy me levanté melancòlica, pensando en mi madre y en las decisiones que tiene que tomar sobre su salud. Decisiones que tiene que tomar ella sola ya que repercute sobre ella, aunque yo la voy a apoyar y cuidar pase lo que pase.

Así que, recordé esos sàbados que me levantaba con resaca y me llamaba cuando tenía el plato en la mesa: arroz de pueblo…. me volvía loca de contenta.

Lo importante de este plato es que consigais pimentòn casero, porque os prometo que el sabor que le da al plato, no tiene nada que ver con el que compréis en un supermercado.

Como medida para el arroz y el agua, he usado un vaso de 250ml, la medida estándar.

Los ingredientes para 2 adultos y 2 niños

  • 1 patata grande
  • 1 cebolla pequeña
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cc de pimentòn dulce
  • 1 cc de pimentòn picante
  • Sal
  • Aceite
  • Perejil
  • 1 tomate
  • 1 chorrito de tomate frito
  • 1 ajo
  • 1 vaso de arroz
  • 3 vasos de agua
  • Pastilla de caldo vegetal.

La preparaciòn es muy sencilla:

  1. En una cacerola, ponemos el aceite a calentar.
  2. Picamos la cebolla y el ajo muy finito todo y lo echamos a la cacerola.
  3. Cuando esté la cebolla transparente, añadimos el pimiento rojo.
  4. La patata la cortamos en daditos pequeños y los añadimos.
  5. Añadimos la sal y el perejil. Removemos.
  6. Añadimos el tomate frito y removemos bien.
  7. Añadimos el pimentòn dulce y el picante. Removemos.
  8. Añadimos los 3 vasos de agua, el laurel y la pastilla de caldo vegetal. Y esperamos a que cueza. El tomate natural lo echo partido en 4 trozos pero sin llegar a romperlo, para que me sea fácil retirarlo si les toca a los peques😉
  9. En este punto añadimos el arroz y lo dejamos un par de minutos cociendo y bajamos a la mínima potencia.
  10. Añadimos más agua si lo pide el guiso y retiramos cuando el arroz esté de nuestro agrado.

A nosotros nos gusta con algo de caldito y más bien durito.

Y así es còmo se queda:Si os gusta, darle al like y compartid la receta 😘 

Hasta la pròxima!!!

Guiso de patatas al ras el hanout

La verdad es que después de tantos días en casa me voy quedando sin ideas para la comida y que pueda gustar a los niños.

Así que me he puesto manos a la obra y he ido a un plato que seguro que los iba a gustar, que son patatas cocidas, pero en vez de la receta tradicional de mi madre, la he dado la vuelta.

No se tarda (en total) más de una hora en hacer todo si las patatas las rompeis pequeñitas. Yo tengo una niña de 5 años y un niño de 3, así que rompo la patata pensando en ellos y en trozos que puedan meter sin dificultad en sus preciosas boquitas.

Vais a necesitar los siguientes ingredientes (2 adultos y 2 niños):

  • 3 patatas grandes
  • 1 cebolla pequeña
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 2 puñados de guisantes
  • 1 tomate
  • 1 chorrito de vino
  • 1 chorrito de tomate frito
  • 2 hojas de laurel
  • 1 pastilla de caldo vegetal
  • 1 pizca de sal
  • Aceite
  • Agua
  • 1 cuchara de maicena
  • 1 cs de cúrcuma
  • 1cc de Ras El Hanout
  • 1 cc de tomillo 

La preparaciòn es muy sencillita:

  • Lo primero que debes hacer es pelar las patatas y “romperlas”para que la fécula espese el caldito y usemos menos harinas. Hoy me apetecía usarla y la verdad es que queda más rica. También puedes coger varios trocitos de patata cocida y aplastarlos para espesar. Es otro truquito. Yo las he dejado en agua el rato que he preparado las hortalizas.
  • Ponemos el aceite en el fuego y añadimos la cebolla que he cortado en trocitos pequeños. Yo los hago así para que los enanos no protesten mucho. 
  • Cuando esté la cebolla transparente, añadimos los pimientos. Los dejamos unos minutos en el fuego
  • Añadimos el tomate troceado también, pequeñito todo.
  • Añadimos los dos puñados de guisantes.
  • Removemos bien y añadimos las especias, sal y tomate frito.
  • Añadimos las patatas y la maicena y le damos unas vueltecitas a todo.
  • Cubrimos con agua y esperamos a que cueza.
  • Echamos el vino y la pastilla vegetal.
  • Dejamos cocer a fuego lento dura te aproximadamente 40 minutos.

A mi con 40 minutos se me quedaron blanditas. Ya depende de còmo os guste a vosotros. Vigilad la consistencia por si os gusta más duritas. 

Y así es como quedan…deliciosas!!! Y si os gusta mojar, yo no digo nada 😱😎

Si os ha gustado la receta no olvideis de darle al “like” y compartir.

Hasta la pròxima! 

Carillas caseras y veganas

Hoy os traigo un plato muy rico y con un toque picante. Es un plato típico de mi ciudad, Talavera de la Reina, muy fàcil de adaptar a las personas vegetarianas/veganas. 

Es un plato, que al igual que las lentejas, no lo soportaba de pequeña. Pero con los años, supe apreciar su textura, sabor y ahora cada vez que las como los recuerdo de mi infancia me invaden.

Es un plato muy típico del invierno, pero oye….qué bien nos han sentado!!

También podéis acompañarlas con un poquito de arroz blanco aparte e ir cogiendo un poquito de cada y con choriveganos… Y os quedará un plato 10!!

  • Ingredientes: 
  1. 1 tazòn de carillas
  2. 2 hojas de laurel
  3. 1 cabeza de ajos
  4. 1 cebolla blanca grande
  5. 1 pimiento rojo
  6. 1 cuchara de ajo en polvo
  7. 1 cuchara de perejil 
  8. 1 cucharadita de pimentòn dulce
  9. 1 cucharadita de pimentòn picante
  10. 1 cucharadita de comino molido
  11. 1 cucharadita de sal
  12. 1 pastilla de caldo vegetal
  13. Agua
  14. Aceite
  15. 1 cuchara de harina (la que os guste)
  • Preparaciòn
  1. Lo primero de todo, es dejar las carillas en remojo desde la noche antes. Así conseguimos que estén hidratadas y más blanditas. Listas para la cocciòn.
  2. He añadido a una olla: las carillas, la cabeza de ajo (sin pelar. Si la pelas, se haràn puré y cuesta quitarlo. Si te gusta el ajo, adelante!!), el laurel y la pastilla de caldo vegetal. Cubrir con agua. Y a cocer. En mi olla son 20 minutos y quedan de lujo.
  3. Mientras se cuecen las carillas, ponemos aceite a calentar en una sartén. Y cuando esté caliente, añadimos la cebolla y el pimiento. Y pochamos.
  4. Una vez que la cebolla y el pimiento estén listos, añadimos el ajo, la sal, el perejil, el comino y el pimentòn dulce/salado y la harina al final, mientras vamos removiendo para que no se pegue en el fuego.
  5. Una vez que las carillas estén listas. Añadimos la mezcla anterior a las carillas y lo dejamos a fuego lento durante 30 minutos para que los sabores e ingredientes se mezclen.
  6. Servir y disfrutar!!!

Espero que os guste tanto como a mi y como veis no es nada complicado y el tiempo de elaboraciòn no es mucho ni necesita mucha elaboraciòn.

Hasta pronto!!!! Y recordad: si os ha gustado la receta LIKe y COMPARTiD 💋💋